20 claves para reconocer a un imbécil (en medicina)

imbec_2

Las patéticas caras del éxito.

“Si no fueran tan temibles
nos darían risa.
Si no fueran tan dañinos
nos darían lástima”.
J. M. Serrat

Es imposible huir de ellos. Nos rodean. Establecen las reglas del juego y nos obligan a jugarlo. Si la moneda sale cara: ganan ellos, y si sale ceca: nosotros perdemos. Tienen, en el lugar del corazón, su propio ombligo. Sonríen felices como conejos, sólo porque son idiotas como lagartos.

Van 20 claves. Pero hay más, muchas más. Casi todas ellas las he identificado en mí mismo en algún momento de mi vida. He superado unas pocas, pero el resto me vuelven a crecer como una hierba empecinada que se resiste a morir. Ustedes ya saben, ese imbécil también soy yo.

 

  1. Supone que su condición de médico lo habilita para opinar con impunidad de todo cuanto se le ponga delante.
  2. Considera que sus explicaciones respecto de los acontecimientos de la vida de las personas son: suficientes, únicas, verdaderas.
  3. Convierte a todo diagnóstico en un juicio moral, distribuye culpabilidades y aplica sanciones. Su práctica es policial y él se siente un gendarme de la “vida correcta”.
  4. Piensa que los modos de existencia de las personas obedecen a decisiones racionales y voluntarias.
  5. No educa ni hace sugerencias, ¡da órdenes! Y acusa a quienes no las cumplen por su debilidad de carácter o su escasa inteligencia para comprender sus razones autoevidentes.
  6. Se siente autorizado a dar consejos sobre la vida privada de las personas, especialmente cuando nadie se los pide. Sus temas preferidos son: las relaciones personales, la conducta sexual, los valores, incluso cuando es evidente que carece de la más mínima aptitud para hacerlo.
  7. Cree que acumular información es garantía de “conocimiento”.  Que la mera suma de datos produce el “significado”.
  8. No establece diferencias entre la epidemiología y la clínica, entre las poblaciones y los individuos.
  9. Considera que las “probabilidades” son “hechos”.
  10. Considera que el ejercicio de la medicina consiste en la aplicación automática de un conjunto –bastante limitado- de algoritmos y cursos de acción.
  11. Reconoce la existencia del error, pero sólo en los demás.
  12. Comprende el significado de la “incertidumbre clínica”, pero jamás la ha sentido personalmente.
  13. Tipifica a todas las emociones y sentimientos como síntomas y actúa en consecuencia.
  14. Piensa que enseñar es exhibir lo que conoce como un tesoro al que sólo él tiene acceso.
  15. Cree que el reconocimiento no proviene de las personas sino de los journals.
  16. Piensa que los más  jóvenes son tan ignorantes que no pueden reconocer sus méritos por lo que no se le acercan. Jamás se le ha ocurrido pensar que, precisamente porque reconocen sus atributos, es que huyen de él como de la peste.
  17. Siempre encuentra escenarios donde exhibirse. Supone –¡está convencido de ello!- que los demás quieren saber de él y conocer el repertorio completo de sus merecimientos.
  18. Convierte todo lo que toca en instrumento para su promoción personal. Sus actos son mercancías y sus únicas recompensas “utilidades”.
  19. Busca la fama, la exhibición y el dinero porque supone que los merece. Ignora  la solidaridad, la gratitud y la austeridad porque no imagina para que sirven.
  20. Circula satisfecho y feliz con su producto –que es él mismo- pero sólo porque su propia vulgaridad le impide advertir el bochornoso espectáculo que representa.

Dicen los que saben que no se debe escribir enojado. Eso es precisamente lo que estoy haciendo en este momento. Afirman que la calma permite administrar las emociones negativas con inteligencia y evitar afirmaciones imprudentes que más tarde no podrán sostenerse. Lo comprendo. Pero eso no impide que lo haga.

  • Casi todos los rasgos, pero sobre todo lo que condensa el primer párrafo, son aplicables a cualquier imbécil, no sólo en medicina. Y me consta sobradamente que así es, por ejemplo, en literatura, en periodismo y política.

  • Ana

    No intento hacer un descargo en relación a la imbecilidad de los médicos, pero, parece ser una característica de la especie humana, más acentuada en algunos ejemplares que en otros, como la calvicie, la mayor o menor densidad pilosa, el color de los ojos, etc. No digo con esto que la imbecilidad respete las leyes de la herencia o si??

  • Patricia Pastore

    Es cierto que imbéciles hay en todos los ámbitos,pero un imbécil en Medicina es altamente peligroso,ya que ,no sólo juega con la salud física del paciente,sino con su salud mental y su equilibrio energético.El viejo axioma ” el paciente es un todo” está en desuso en la actualidad (Lamentablemente) y se trata a cada paciente como un monton de compartimientos estancos.Esta medicina ,altamente tecnológica, permite que los médicos-imbéciles,den información médica en forma impersonal y hasta cruel,sin reparar en los efectos que tendrá en la psiquis del paciente,dicha información.El paciente termina devastado y “el imbécil”,satisfecho de HABER CUMPLIDO CON SU DEBER”.Genial el artículo.

  • Vchiola

    Y si´, creo que es una excelente descripción de la mediocridad.

  • Elepe

    Espectacular. Las claves concuerdan mucho con lo que veo en muchos….¡y en mí mismo no pocas veces! Un abrazo.

  • Fernando Gonzalez

    Son realidades para reflexionar,y cambiar de mentalidad y actitudes.

  • Thelma

    excelente!!!!!hace años lei un articulo sobre la enfermedad del bronce, que ataca a ciertos profesionales de la salud. A medida que pasa el tiempo se planta delante del paciente en funcion de su suficiencia que le ha sido otorgada por sus conocimientos y desde su pulpito se erige en dueño y señor de la vida de quien espera que levante o baje su pulgar. No todos son asi, pero cada vez van en mayor aumento. Nacemos como seres humanos con todas la potencialidades que la Vida nos da, esta en nosotros desarrollarlas o no y de acuerdo a eso surgira el respeto por el otro.

  • José Marcelo Flores Alvarracín

    La realidad es dura, pero es la verdad, aunque duela

  • Daniel Couso

    Estimado amigo he tratado de encontrar una sola falacia en tu publicacion y no existe ,sin duda comparto tus sentimientos y la carga de identificarme con diferentes épocas de mi profesión, pero a la vez es refrescante y esperanzador,me atrevo a agregar que el médico comienza a serlo cuando humildemente se reconoce limitado,cuando comienza a aceptar que es un instrumento en las manos de Dios y no un fin en si mismo,cuando desciende del pedestal donde el mismo se subió y comienza desde su pequeño lugar ha hacer un poquito mas felíz a su prójimo.Te agradezco la reflexión y me saco,como siempre, el sombrero ante un amigo que me enorgullezco de tener.

  • Jvivancoc

    Son cosas verdaderas que tenemos que seguir oyéndolas pero que al mismo tiempo debemos con el ejemplo tratar de que no caigamos en esas mismos errores.

  • Marco V. Lara Rodas

    Nada se aplica tan certeramente lo que  se dijo,  como a ciertos profesores de medicina, que pasean su arrogancia sobre los asustados alumnos que el único pecado que cometen es querer aprender y que por desgracia les tocó uno de éstos especimenes como tutores, que como buenos imbeciles, viven degradando y martirizando a los que por desgracia están bajo su jerarquia, que pena  que llos  sean los menos que leen esto y/o no se den por enterados. 

  • Tfdrrafael

    es tan cierto y solo basta aplicar el ojo clinico para reconocer en nosotros y los demás  las claves aquí comentadas  lo importante de este articulo es que me lanza a la autocritica y la critica hacia los demas de forma generosa

  • Ebravo52

    Lo felicito, me ha hecho reconocer algunas de mis embecilidades. Intentaré corregirlas. Gracias

  • Lucyrodv

    Todo esto se resume en falta de humildad….

  • Jsanchez

    Si  más imbéciles no solo escribiésemos sobre ello, sino reflexionásemos los pacientes lo agradecerían.; pero como duele no darse cuenta de que uno es imbécil, si o aceptarlo.
    Podíamos crear una asociación de “imbéciles anónimos” para luchar contra esta lacra de una pequeña parte de la medicina. 

  • Pgemichu

    Un  médico  NO  ES  UN  DIOS.  Un  Médico  que  tiene  sabiduría   conoce que  TOO  lo  que  él  sabe  es  un  Don  que  DIOS  le  regala.  Lo  importante  es hacer  producir  se don  y   usarlo  para  el  bien  de  todos  los  que  a  él  acuden,  ya  seas  como  pacientes,  amigos  o  Fliares.   Hay  que  pedir  por  lo  anto,  cada día  a  Dios  que  nos  dé  más  SABIDURIA  de  su  Conocimiento  y  Existencia  asi  como  de  HUMILDAD   para  no  caer  en  ésto  y , si  lo  hacemos,  saberlo  rectificar  a  tiempo

  • Lilyperez522

    sinceramente me encantò y me da fuerzas para iniciar un grupo de trabajo con medicos jòvenes, no sabia por donde empezar , ahora lo se.
    Llevo 20 años de ejercer la profesion que amo, las veces que el bronce tratò de cubrirme alguien con una esponja me lo quitò dejando la piel al descubierto….ME DOLIO pero confieso QUE LO AGRADEZCO ””””””””’

  • Carlosquizhpe

    Interesantes reflexiones sobre nuestra actitud ante el paciente, los colegas y la sociedad. de pronto si estamos dentro de estas aberraciones es oportuno revisarlas.
    La vanidad y el ego son lacras que definen negativamente nuestra conducta.  

  • Andrés Infante Llanos.

    Esto parece un espejo .Pero también veo a algunos conocidos.Ojalá pudieran leer esto.

  • Rogepacheco

    Espero estos 20 puntos nos sirvan para no caer en ninguno de ellos, aunque “quien es juez de sus propios actos” Todos los medicos, de una manera u otra nos dedicamos a enzeñar y no solo en las aulas, en nuestro quehacer diario con nuestros pacientes, compañeros de equipo, medicos consultantes (soy medico radiologo), tecnicos y porsupuesto nuestros alumnos (soy adscrito a la especialidad de Radiologia e Imagen) y que esto sirva como un espejo que nunca quisieramos vernos reflejados. Mis respetos y admiracion al Autor… Saludos desde Villahermosa, Tabasco, Mexico.

  • A los medicos nos exigen como dioses y nos retribuyen como mendigos….cuando un paciente se cura, dicen “gracias a dios”, y cuando se complica, dicen “el medico me opero mal”….

  • José

    Bueno en parte hay algunas consideraciones que se enmarcan en la realidad,  pero este concepto esta dirigido al conjunto de médicos del pasado de un modelo hegemónico y paternalista, era quien es el que decidía sobre el enfermo. Esto ha cambiado con la Bioética   una disciplina  que actua de puente entre el humanismo y la ciencia, establece sus 4 postulados por lo que el médico se debe regir, – Principio de no maleficencia – Principio de beneficencia – – principio de autonomía –  principio de Equidad .  Establece que el médico no es mas el que decide, la autonomia lo tiene el enfermo , el tiene derecho a como vivir y como morir, en base a esto se van modificando la leyes a nivel jurídico, como por ejemplo en Argentina se aprobó la ley de la muerte digna. Lo que pasa  que aún existen resabios de una enseñanza  académica anacrónica en el que todos hemos sido formados  y que se deben superar y cambiar esa cultura caduca y  adoptar el nuevo modelo paradigmatico, pero como todo cambio , va a llevar su tiempo. Esa es la historia de la medicina desde tiempos inmemoriables cuando en la edad media ciencia era aceptar la teoria de la generacion espontanea que hoy no llena de gracia, ciencia era utilizar sanguijuelas para sangrias, asi como todavia se usan prácticas de otras medicinas alternativas basadas solo en conjeturas. La medicina para dar valor al conocimiento utiliza el método cientifico como única herramienta para disminuir la incertidumbre. Pero el valor de la medicina radica en su postura humanista que es la “Relacion médico Paciente” un encuentro entre dos conciencias que esta más allá del razonamiento humano, por eso la medicina es y seguirá siendo un “arte”.

  • Lucho

    Al parecer, es del grupo descrito. Entendió nada.

  • y lo bueno que es para el estómago hacer lo que acabas de hacer? Te has ahorrado una úlcera de las penetrantes de verdad

  • Elena Cucchiarelli

    Felicitaciones Dr. por publicar este informe..Todos hemos padecido alguna vez estas 20 claves..Pero se dá en todas las profesiones.Lo que ocurre que “estos” médicos pueden causar mucho + dolor y daño por su falta de comprensión , humildad y piedad por las miserias humanas por las que todos pasamos que tienen que con nuestra salud, tanto de nuestro cuerpo como de nuestro espíritu.Mi reflexión? Pasa el tiempo pero siempre volvemos o recordamos a “nuestro”  médico,nuestro viejo profesor, nuestra querida maestra y a todos aquellos que nos trataron con respeto y amor..

  • Sonia Villegas

    El problema radica que muchos de estos “ejemplares” ostentan puestos de decisión en salud,un ejemplo más del modelo médico-sobervio-hegemónico . Lástima que la humildad no se enseña en las escuelas de medicina.Lo que esta faltando son valores,la ética se ha dejado en las páginas de los libros y están cerrados.

  • Enrique

    Estoy de acuerdo pero como dice escrito con bronca y entre lineas bronca contra su jefe!! Los hay en todos los niveles…..

  • alexander benavides ramirez

    es una mierda este escrito y sergio tiene razon mas alla de la superficialidad del texto hay que mirar el fondo 

  • Morenozilli

    Si. coincido con ambos. hay de las 2 clases. hay medicos que se creen inimputables. y tambien hay medicos que dejan todo y no reciben mas que golpes (economicos, sociales, morales, etc). la medicina no es lo que era. la sociedad tiene gran parte de la culpa. pero eso no nos libra de la autocritica. yo quiero ser mejor medico y mejor persona. tambien quiero que los pacientes y familiares me traten mejor. y tener una paga digna. pero bueno …  esa es la historia

  • Sguardo

    Luchito querido, ni siquiera sos medico para opinar, no se si terminaste el secundario, estos escritos lo único que hacen es enlodar aun mas una profesión que esta ya, para el cachetazo.  O no hay imbeciles en todas las profesiones y trabajos? Sino mira el que respondio primero, mi comentario de hace 2 meses.

  • Marcela

    ¡¡¡¡!!!!, Dí entonces, el axioma latino. solo los iguales juzgan a los iguales.-

  • Eugenio_r

     Sguardo: Soy médico, lo cual no me capacita para opinar. Es bueno escuchar la opinión de cualquier persona y no desvalorizarla ninguneándolo con diminutivos ofensivos porque no coincide con lo que pensamos, Esto me hace pensar que Lucho puede tener razón…

  • Daniel

    Mi estimado Jose, soy medico hace 25 años, en julio de este año mi padre, estuvo internado en dos oportunidades, durante casi 24 dias, en una de las instituciones medicas mas prestigiosas de Buenos Aires y de la Argentina y puedo dar fe, que salvo contadas excepciones, fue atendido por una sarta de esos imbéciles que hace mención el articulo,
    Retirarle medicación que él tomaba hacia años e indicada por sus médicos tratantes de la misma institución, con controles periódicos de parte de los mismos, ser tratado como un valor de laboratorio o una imagen radiológica, cuando lo único que me viejo pedía era volver a casa. Al darle el alta, el jef de Intenación Clínica me señalo que todo iba a ser muy difícil y que iba a volver que esto era una curva descendente y me la ejemplificaba con el pulgar de su mano derecha hacia abajo, al mejor estilo de Nerón.
    Yo le respondí que no iba a volver y así sucedió, mi padre se durmió eternamente entre los brazos mio y de mi esposa en su casa.
    Que Dios tenga piedad de esos imbéciles y se apiade de todos aquellos que vayan a ser tratados por ellos, sentí tanta vergüenza y dolor que esas personas que estaban paradas delante mio, dando explicaciones, eran mis colegas.

  • Jorge

    Simplemente genial. La verdad revelada en un post, casi la voz escrita del pensamiento mundial. En todo medico hay un sadico que pretende manipular a los demas (excepciones al margen). Lo peor es que creen que la gente los admira, cuando en realidad todos los usamos como otros burocratas mas del status quo Repito, un post genial.
    PD: los mas ridiculos son los siquiatras, que creen que la gente se somete a ellos cuando la realidad es que son simples dealers, narcotraficantes con matricula.

  • Monica B

    Mi opinión llega 4 años más tarde que la tuya, pero ello no la invalida. Entiendo tu punto de vista porque tras década y media de ejercitar la medicina, he visto colegas que se indignaban ante lo mismo que expones tú. No obstante, el tema es otro, y estoy de acuerdo con lo que dice al 98%. El 2% son los médicos como yo, que no entienden cómo tanto colega parece que de acumular datos se le secó el alma. Después de todo, tratamos con personas y no con variables ni varianzas. Recordémoslo.

  • Monica B

    Totalmente de acuerdo

  • Johan Sand

    Muy buen resumen de los principales “atributos” que distinguen a la imbecilidad, tal como se la define en un humano. Están particularizados para los profesionales médicos, pero son extensivas a todos los humanos. Detalles más, menos o diferentes, los rasgos generales de la imbecilidad son las mismas en todos los humanos que los poseen y exponen ante la mirada de los demás.