Boluditos de la luna

vacuna4

Existe una legión de idiotas útiles –en Internet son plaga- que actúan como instrumentos de difusión de campañas virales con contenido anticientífico. Una serie de disparates impresentables que a ellos les resultan simpáticos y progresistas. Adhieren a las teorías más insensatas sin pedirles pruebas por el mero hecho de ser conspirativas y de coincidir con su visión ridícula del mundo. Alegres grupos New Age que dejan sus preciosas huertas orgánicas para opinar sobre temas que desconocen por completo guiados por sus propios prejuicios. Hay de todo como en botica, porque la imbecilidad no tiene fronteras y el deseo de confirmar que el mundo es tal como nosotros suponemos resulta incontrolable. Videitos que definen a los diagnósticos psiquiátricos como “etiquetas”, charlatanes seudomísticos orientales que proponen que la mente puede modificar los genes delante de personas que padecen –ellos o sus familiares- gravísimas enfermedades hereditarias. Ministras de sanidad que se exhiben en TV con una milagrosa pulsera Power Balance en su muñeca. Grupos de energúmenos ilustrados que afirman que el SIDA es un puro montaje escénico, teoría sostenida entre otros por el ex presidente sudafricano Thabo Mbeki quien privó de acceso al tratamiento a miles de enfermos. O la pléyade de “boluditos de la luna” que, en nombre de una ecología de jardín de infantes, alientan a que los padres no vacunen a sus hijos. Hace pocos meses se procesó al impostor Andrew Wakfield en Londres por su patraña que vinculaba a las vacunas con el autismo. Pero mientras su teoría tuvo vigencia – hasta que pudo ser científicamente refutada de manera contundente- decenas de miles de niños no fueron inmunizados. Ahora le toca el turno a la vacuna contra el sarampión y la rubeola, dos enfermedades casi erradicadas hasta que aparecieron estos sacerdotes del culto a la ignorancia. Miles de padres orgullosos de su militancia naturalista impiden que sus chicos reciban esta probadísima forma de prevención de una enfermedad potencialmente mortal. Sólo en España se registraron en 2004 apenas 2 casos de sarampión, en 2010 hubo 260 y en lo que va de 2011 –primeros seis meses- ya se documentaron más de 1300. Amigos, les pido un favor enorme, pongan todo su entusiasmo al servicio de imbecilidades menos peligrosas para la vida o la salud –incluso la de sus propios seres queridos y la de todos los que estén en contacto con ellos-. Sigan entreteniéndose con los ovnis, las pirámides aztecas, la trasmigración del alma, la telepatía o el espiritismo. Pero, por favor, absténganse de intervenir en áreas donde su ignorancia o su obstinada estupidez puedan ocasionarle daño a la gente.

  • Ricardo Daniel Piegaro

    ¿Estos son los Boluditos de la luna de Los Redondos?. Aquí en la Patagonia hay mucho rock, mucho new age, mucha comunidad hippie que proponen parir en el bosque de manera natural, y cuando tienen un parto distócico salen corriendo al hospital rural más cercano, por supuesto que cuando las cosas salen mal, le inician un juicio de mala praxis al médico rural y hablan pestes del sistema de salud. Hay más anécdotas en este maravilloso lugar donde el ecosistema invita a re-vincularnos con la naturaleza. Como si las cenizas volcánicas, las inundaciones, los terremotos, las nevadas y los partos distócicos no fueran naturales. 
    Cosas vederes Sancho que non crederes.  

  • bones

    No tenes NI IDEA de lo que estas diciendo…