Cuando el trabajo nos “come” la vida

Sobre el stress laboral y la mortalidad cardiovascular.

Nuevamente la investigación científica pone en cifras las suposiciones más evidentes del sentido común. Trabajar bajo condiciones de stress acumulativo mata por enfermedades cardiovasculares.

Un trabajo muy importante publicado en la revista “European Heart Journal” constituye el primer estudio de gran escala que analiza los mecanismos mediante los cuales el stress laboral se vincula con las enfermedades cardiovasculares. La publicación forma parte del Whitehall II Study que sigue a 10308 trabajadores de la ciudad de Londres desde 1985 liderado por el Dr. Michael Marmot, profesor de epidemiología del University College of London.

La investigación se propuso responder a tres interrogantes básicos:

1. ¿Se asocia el stress laboral crónico con mayor incidencia de factores de riesgo y enfermedad coronaria?

2. ¿Es ésta asociación fuerte entre los distintos grupos de edad?

3. ¿Cómo afecta el stress laboral la salud: directamente sobre las coronarias, a través de mediadores neurohumorales o de conductas de riesgo?

Luego de 12 años de seguimiento se observó una asociación muy significativa entre stress laboral con coronariopatía tanto para hombres como mujeres por debajo de los 50 años de edad. El riesgo resultó un 68% mayor que en las personas que no reportaron stress laboral.

El mecanismo identificado con más fuerza resultó la alteración de la regulación simpática con: menor variabilidad de la frecuencia cardíaca, peor tono vagal, disturbios del eje hipotálamo-pituitario con mayores niveles de cortisol plasmático matinales. Estos hallazgos fueron independientes de las conductas de riesgo registradas.

También se documentó una tendencia hacia los comportamientos de riesgo que podrían actuar de manera indirecta sobre la enfermedad cardiovascular como una dieta pobre en frutas y vegetales y menor práctica de ejercicios.

Otra vez las condiciones de vida ingresan en nuestras coronarias. Una vez más la existencia de las personas determina complejos mecanismos que generan enfermedad. Nada parece contradecir el viejo concepto que indicaba que vivir bien es vivir más, que vivir mal es vivir menos.

La disolución de los límites entre los objetivos personales y los laborales, la identificación enfática entre lo que somos y lo que hacemos, las señales de una identidad personal que sólo se construye a través del lugar que ocupamos, son los fundamentos de las circunstancias que nos exponen a un riesgo excesivo.

En estudios previos se ha consultado a los trabajadores acerca de cuáles son los aspectos que más contribuyen a su malestar laboral. La mayoría identificó algunos rasgos comunes: el autoritarismo, la ausencia de comunicación personal, los liderazgos sin méritos, la falta de autodeterminación y la sensación de que lo que se hace es inútil, es erróneo o contradice sus principios morales y éticos.

Muchos de estos factores son los mismos que se mencionan cuando se estudian las causas y los efectos del Sindrome de Burnot o de desgaste profesional tan frecuente entre los profesionales de la salud.

Curioso, todo parece indicar que percibir la injusticia, la indignidad o el absurdo de un esfuerzo sin destino producen enfermedad. Es posible que la empecinada conciencia de lo que quisiéramos ser pero no somos, lo que creemos merecer pero no recibimos, nos inyecte sus mortíferos venenos. 

Dr. Daniel Flichtentrei
Referencias:

[1] Work stress and coronary heart disease: what are the mechanisms? European Heart Journal, doi:10.1093/eurheartj/ehm584

[2] The metabolic syndrome is a combination of medical disorders that increase the risk of heart disease and diabetes. Its components are high waist measurement, high fasting glucose, high triglycerides, high HDL cholesterol and hypertension.

A PDF of the full report is available on request from Emma Mason or is available from 10.00 hrs London time on Monday, 21 January, at: http://www.oxfordjournals.org/our_journals/eurheartj/press_releases/freepdf/ehm584.pdf

The European Heart Journal is the flagship journal of the European Society of Cardiology (http://www.escardio.org)