La psiquiatría y el cerebro perdido

cerebro.triple
¡Qué bueno que la psiquiatría vaya recuperando al cerebro! Es asombroso el modo en que la psicofarmacología ha transformado la historia del padecimiento mental en pocas décadas. Hoy pasé muchas horas analizando estrategias para tratar la depresión, la bipolaridad, el TOC, la esquizofrenia. Mi primera conclusión es que la Psiquiatría ha regresado a la medicina de donde nuca debió haberse alejado. Y eso es lo mejor que le puede pasar a los enfermos. Para quien no crea que alguna vez se distanció del conocimiento científico señalo uno de los pocos resabios de aquella infortunada escisión que todavía persiste como residuo de un dualismo que se niega a morir. Cada vez que se plantea un caso psiquiátrico se menciona la posibilidad de que coexista con comorbilidades “médicas”. Me pregunto, ¿médicas? ¿Entonces qué son la esquizofrenia, el TOC  o la depresión? Trampas del lenguaje que resiste atrincherado en las palabras a un siglo de charlatanería. Falta poco, muy poco. Llegará el día en se recuerde como una curiosidad histórica al largo desvío mitológico de una especialidad apasionante.