Saber crea obligaciones

dr.mayorpiensa

Las funciones sociales del conocimiento

Una de las aspiraciones fundamentales de la medicina es lograr que lo que sabe hacer llegue a quienes lo necesitan. El conocimiento no es una entelequia abstracta destinada a satisfacer el hedonismo de un grupo de mentes privilegiadas. Es un bien social del que nos apropiamos para compartirlo. Lo que aprendemos no nos pertenece. Nadie crea nuevo conocimiento desvinculado de las generaciones que lo precedieron. El saber es una cadena que enlaza la historia transformándola y dándole sentido. La medicina es una disciplina humana con fundamento científico y no una ciencia. Su objeto es el semejante que padece y su misión la de brindar alivio a ese sufrimiento. Saber crea obligaciones.Casi todas las grandes medidas de salud imprescindibles para las poblaciones del mundo dependen de condiciones ambientales: agua potable, vivienda digna, ambiente no contaminado, trabajo, acceso al cuidado de la madre y el niño y al sistema de asistencia sanitaria. Nada de ello escapa a la medicina aunque casi nunca esté en manos de los médicos resolverlo. El filósofo Mario Bunge afirma en su libro “Filosofía para médicos”1: “La salud individual y la condición social se entrelaza y la pobreza tiende a aumentar la morbilidad. Moraleja médica: la búsqueda del bienestar individual incluye el control del entorno, en particular factores como la contaminación ambiental, el hacinamiento, la salubridad y la seguridad del trabajo. Dada la complejidad del ser humano y su entorno social, el médico debe evitar el pensamiento sectorial, que separa y aísla componentes que de hecho están vinculados, y que tiende a «anclarse » en las primeras impresiones, informaciones y conjeturas”. La medicina es una actividad que se ejerce en distintos niveles, en todos a la vez y de manera articulada”. Nos toca a los agentes de salud enfrentar el drama humano de la enfermedad y de la miseria casi todos los días. Esto nos produce una sensación de frustración y desasosiego o, por el contrario, una actitud de cinismo e indiferencia. En ambos casos ayudamos menos a las personas y nos enfermamos más a nosotros mismos. Es reconociendo los componentes subjetivos y sociales que toda enfermedad implica –y no ignorándolos- el modo en que lo que sabemos hacer se haga posible.

En este número de IntraMed Journal se describe el panorama estremecedor de la inequidad en el acceso a la cirugía en el mundo. Hemos creído imprescindible darlo a conocer a nuestros lectores e invitarlos a reflexionar acerca de su magnitud y de su significado. Desde el clásico trabajo de Sir. Michael Marmont de 1991, el estudio Whitehall II2, hasta sus propias investigaciones más recientes acerca delos determinantes sociales dela salud en Europa3, todo indica que las condiciones de vida, la cultura y el entorno constituyen factores esenciales en la etiología y la evolución de las enfermedades más prevalentes.

La epidemiología actual traza un panorama signado por las enfermedades crónicas y la comorbilidad4. Nuestros pacientes demandan tratamientos y seguimiento por largos períodos, incluso de por vida. Existen evidencias muy contundentes que señalan al problema de la adherencia a fármacos y a medidas relacionadas con el estilo de vida como un factor de riesgo silenciado responsable de una alta tasa de fracaso. Nuestras estrategias asistenciales deberían adecuarse a esta nueva situación. Si más del 90% del riesgo atribuible de infarto de miocardio corresponde a conductas modificables ya no es posible desentenderse de las intervenciones basadas en pruebas que actúen sobre ellas. Si el estrés laboral se define com ouna combinación de alta exigencia y bajo poder de decisión y dispara el riesgo cardiovascular hasta en un 23%5, forma parte del trabajo médico detectarlo y contribuir, en la medida de lo posible, a brindar estrategias de control. Estos y otros ejemplos reclaman de la participación del paciente –y a menudo de su familia en la toma de decisiones respecto de su tratamiento.

El arduo camino entre la epistemología y las prácticas no se transita sin conflicto. Nadie abandona sin dolor la comodidad de lo que siempre ha hecho. Nunca se han gestado nuevas formas sin experimentación y sin fracasos. La creación es un insumo necesario pero no está exenta de riesgos. La conciencia de que lo que hacemos en nuestras propias disciplinas está por detrás de las necesidades del presente es apenas un primer paso imprescindible. Tenemos que “inventar” nuevos dispositivos que nos permitan convertir nuestras ideas en actos. Estamos parados sobre el inestable y agrietado suelo de nuestros propios saberes. Los resultados de lo que hacemos dependen tanto de lo que conocemos como de los modos en que aquello es puesto en práctica. La implementación es la única forma de convertir el conocimiento en beneficio para los demás en temas de salud.

La equidad en el acceso a la salud es parte de la prevención y de la cura de las enfermedades del presente. La adecuación de los sistemas asistenciales a la epidemiología de nuestros días puede ser la diferencia entre el éxito o el fracaso de una intervención. Enfermos más añosos, con más patologías asociadas, de curso crónico y con serias dificultades sociales para sostener los tratamientos que requieren son los trazos con que el presente dibuja la realidad que enfrentamos a diario. Se requiere del compromiso de toda la sociedad y de la conciencia individual para no rendirnos a esquemas del pasado ni a la irresponsable negación de lo que está delante de nuestros ojos.

Publicado en IntraMed Journal 2012 / Volumen I – Numero 3 // Dr. Daniel Flichtentrei Director de contenidos médicos de IntraMed Buenos Aires – Argentina

Referencias bibliográficas:

1. Mario Bunge, Filosofía para médicos, Gedisa editorial, Bs. As. 2012
2. Health inequalities among British civil servants: the Whitehall II study. Prof M.G. Marmot, FFPHM. Department of Epidemiology and Public Health, University College http://dx.doi.org/10.1016/0140-6736(91)93068-K, How to Cite or Link Using DOI
3. WHO European review of social determinants of health and the health divide. Prof Sir Michael Marmot FRCP, Jessica Allen PhD, Ruth Bell PhD, Ellen Bloomer MSc, Peter Goldblatt PhD, on behalf of the Consortium for the European Review of Social Determinants of Health and the Health Divide. The Lancet - 15 September 2012 (Vol. 380, Issue 9846, Pages 1011-1029). DOI: 10.1016/S0140- 6736(12)61228-8
  4. Epidemiology of multimorbidity and implications for health care, research, and medical education: a cross-sectional study. Karen Barnett PhD,Prof Stewart W Mercer PhD, Michael Norbury MB ChB, Prof Graham Watt MD, Prof Sally Wyke PhD, Prof Bruce Guthrie PhD The Lancet - 7 July 2012 ( Vol. 380, Issue 9836, Pages 37-43 ) DOI: 10.1016/S0140-6736(12)60240-2
5. Job strain as a risk factor for coronary heart disease: a collaborative meta-analysis of individual participant data. Prof Mika Kivimäki PhD,Solja T Nyberg MSc, G David Batty for the IPD-Work Consortium. The Lancet - 27 October 2012 ( Vol. 380, Issue 9852, Pages 1491- 1497)DOI: 10.1016/S0140-6736(12)60994-5